Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

this widget by www.AllBlogTools.com

21 abril 2011

Runs Zombie

Porque hay canciones que me hacen pensar en zombies...

 (Inspirado por Nightmare-Avenged Sevenfold)

Corría y corría. Corría con todas sus fuerzas. No podía dejar de corre. No había ni estrellas ni luna que le iluminaran el camino, estaba todo totalmente a oscuras. Las malas hiervas le rozaban las piernas en una caricia macabra pero no tenía tiempo de asustarse de esas minucias. Lo que tenia detrás era mil veces peor... No estaba segura de lo que era, solo sabía que tenía que salir de allí cuanto antes si quería seguir vivita y coleando a la mañana siguiente.  



A lo lejos vio un destello, un parpadeo. ¡Salvación! Se dijo pensando que era la linterna de alguien que venía en su ayuda. Que ingenua... eran las luces de un avión a miles de kilómetros de ella.
El sonido que escuchó le heló la sangre. Por un segundo dejo de correr... pero solo por un pequeño segundo... Un grito histérico, una risa laaarga profunda y malvada. Ahora eran más y venían a por ella...
Corría y corría y por más que le dolían las piernas y le quemaba la garganta no dejó de correr. Esquivaba las lapidas como podía ya que entre la oscuridad y la niebla no veía nada. Se estampó contra una cruz de mármol y se clavó uno de los picos en el estomago. El impacto la dejó doblada sobre si misma. Dio unos pasitos pequeños hacia atrás mientras se agarraba su futuro moratón y sin haberse recuperado empezó a correr otra vez.
Zigzagueó. Que gran error. Se metió entre unos mausoleos para toparse con el brillo de unos ojos sin vida. Esquivó de un salto un zarpazo y corrió.. No... Voló para alejarse de lo que demonios fuese aquello. No recordaba haber corrido tanto ni tan rápido en toda su vida.
Algo pasó a la velocidad del flash de una foto rozándole la cabeza. Se agachó para esquivarlo y casi pierde el equilibrio. No se podía permitir pararse, los tenía pisándole los talones. El aleteo de algo entró en su reducidisimo campo de visión y lo siguió de reojo hasta que se posó sobre un ángel. Graznó. Era un puto cuervo. Siguió corriendo. No sabía si se dirigía a la salida o se estaba adentrando aun más en aquel maldito cementerio. Notó como unas gotas de sudor frío iban espalda abajo al escuchar ese gruñido tan profundo, tan... oscuro, tan... sobrenatural...
Pánico, terror, adrenalina, un chute de las tres cosas juntas que iba a hace que sus piernas reventaran. Echó una rápida mirada hacía atrás. Segundo gran error. Más de aquel siniestro brillo sin vida. Puntitos blancos flotando en la nada...
Tropezó con algo y para no caer dio un salto. Tercer. Ultimo. Y fatídico. Error. Rompió una lapida al caer y se le quedó encajado el pie. Mierda, se acabó. Tiró de su pierna con todas sus fuerzas, perdió la zapatilla, se desgarró la piel. Notaba como la sangre le impregnaba el calcetín. Voy a morir. Notaba como se acercaban. Los puntitos brillantes estaban a dos zancadas de ella... Y el pánico que sintió se apoderó de sus actos. Gritó con todas sus fuerzas al ver al fin lo que eran. Tiró con fuerzas que ni siquiera sabía que tenía para sacar el pie de ahí sin poder apartar la vista de aquellos cráneos abiertos, ojos colgando y bocas mordiendo el aire. El hueso se separó de su tobillo con un gran “Clack” Sonido que alteró aun más a esas bestias. Se sorprendió a si misma soltando una carcajada sonora e histérica que nacía de lo más profundo de su garganta. Lo siguiente que salió de ella fue un grito de dolor. Cuando se quiso dar cuenta ya la habían tirado al suelo y tenía los dientes de esas cosas clavados en sus piernas, desgarrándole la carne. No sobrevivo. 


13 abril 2011

Cual gana


Hay dos lobos luchando en el corazón de cada hombre: 
Uno es el amor, el otro el odio
¿Cual gana?
El que alimentes mejor
(El guia del desfiladero)

05 abril 2011

Adios...

Puedes escuchar esta canción mientras lees el siguiente relato:



Esa mañana era especialmente fría.
Me di la vuelta bajo las sabanas y extendí el brazo para acercarlo hacía mi y sentir su calor... Abrí los ojos de par en par al darme cuenta de que no estaba ahí y una daga me atravesó al acordarme de que ya jamas lo tendría entre mis sabanas otra vez. La almohada aun estaba mojada por las lágrimas derramas mientras soñaba.
Unas notas de piano llegaron desde el comedor. Salté de la cama con la falsa esperanza de encontrarle sentado en la banqueta roja...



Paré en seco al ver a nuestro compañero de piso tocando mi melodía. Esa que compuso solo para mi y que ya no volverá a tocar.


- El te despertaba con esta canción...

Dijo con un hilo de voz, se le escapó una lágrima y no pude evitar que se me escapara otra a mi también.
Fui directa a la ducha. Hoy era su cumpleaños y había pensado sorprenderlo con un deliciosos desayuno romántico pero vistas las circunstancias... En la ducha intente poner la mente en blanco pero fue inútil, había demasiados recuerdos en ese baño lleno de velas, sales y aceites. Me derrumbé.

Salí de la ducha una hora más tarde. Mi compañero ya estaba preparado con un traje negro, camisa oscura y una corbata suelta también negra. Tenía los ojos rojos e hinchados y las ojeras marcadas igual que yo. Me puse el vestido negro que tanto le gustaba y las medias oscuras que tantas noches me había quitado.

- Vamos, tenemos que ir a despedirnos.

Yo asentí, no me salía la voz. Me cogió del hombro para ayudarme a andar.
En el coche ninguno dijo nada mientras escuchábamos el CD que le gustaba poner para fastidiarnos.

Flores, llanto, mucha gente rota pero no tanto como nosotros dos. El acto duró más de lo deseado.
Cuando nos quedamos solos le dijimos adiós. Le ofrecí la flor que me regalaba para pedirme perdón y su amigo le dio el regalo de cumpleaños que le había prometido.
Me abracé a él sin poder evitar mojarle la camisa de lágrimas.

- Tu fuiste... el ultimo que lo vio...

Le supliqué mirándole a los ojos. El también los tenía llenos de tristes lágrimas. Me besó levemente en los labios.

- Dijo que le despidiera y que cuidara de ti...